Martes 12 de Diciembre de 2017   /   09: 54 AM
Otras actividades
Historias y relatos
09/04/2014
Abril 2014. Arría la mayor. Reportaje a un pariente navegante
Billy Boldt estuvo en Palma de Mallorca y allí tomó contacto con su primo hermano navegante. Un reportaje más que interesante
Todas las historias tienen un comienzo. Yo podría decir “Había una vez” o “sucedió hace tiempo”, y el lector esperaría un relato fantástico lleno de héroes y aventuras. Sin embargo, existen vidas de aventuras que no comenzaron con “había una vez”.

El invierno había equivocado de estación esa mañana en Palma de Mallorca. El sol mantenía unos agradables veinte grados, algunas gaviotas revoloteaban entre los mástiles de veleros que despertaban de varios días lluviosos.

Bajando de un barco, del que se había quemado parte de la obra muerta en un incendio, encontré a mi primo. Y digo, “lo encontré” porque lo había perdido hacía más de treinta años, por esas cosas que tiene la vida.

Él se llama Facundo Rodríguez Boldt (y le pongo el doble apellido no porque él lo use, sino para diferenciarlo de los muchos Rodríguez que hay por estos lados y para darme dique de que es mi primo).

Muchos de nosotros tenemos una vida de ilusión. Nos vemos subidos en veleros briosos recorriendo los mares del mundo, rodeados de aventuras románticas y con amigos en todos los puertos, a los que miramos desde nuestro escritorio de lunes a viernes ocho horas por día.

A lo mejor la fantasía de Facundo, mientras cazaba la genoa en las costas de Grecia era estar detrás de un escritorio … aunque –sinceramente- no lo creo, es sólo una ilusión mía para aplacar un poco la envidia.

Pero las historias son como los partidos de futbol, siempre es más emocionante ver jugar a Messi que escuchar al relator.

¿Cuantos años hace que estás en Palma de Mallorca?
Hace 21 años. Vine navegando con un amigo desde Grecia. Desde Palma teníamos que ir al Caribe con otro barco, pero finalmente nos quedamos acá.

¿Cómo comenzaste a trabajar o a capitanear barcos?
Vine a Europa de aventuras y conseguí una conexión para ir a jugar al rugby en Italia. Al tiempo me fui a Grecia. Y allí fue donde comencé a navegar. En poco tiempo me hice del ambiente, conocí gente, me gustó el trabajo y finalmente me dediqué a eso. Navegué más de 14 años sin parar. Pero a la vez, fui haciendo cursos de peritaje, tuve una empresa de chárter de barcos y trabajé en un astillero. Desde el año noventa y uno me avoqué por completo a este trabajo. Empezamos –junto a otra gente- a llevar barcos de la compañía “The Moorings” a las distintas bases del Mediterráneo. Yo trasladaba casi todos los barcos desde Francia a Grecia y a Turquía.

¿Cuantas millas navegaste en tu vida?
No sé con exactitud pero habrán sido aproximadamente doscientas mil millas. Entre los años ’92 y ‘93, con mi amigo Alistair Mc Donald, nos fuimos a dar la vuelta al mundo. Lo hicimos en plan de turismo, pero a su vez, llevamos barcos de un país a otro para minimizar los gastos. Fue un viaje extraordinario, navegamos por Europa, Indonesia, Asia, Australia, el Pacífico y el Atlántico para terminar en Europa.

¿Hasta qué año navegaste?
Hasta el 97 o 98 navegué ininterrumpidamente, después me quedé en Palma y navegué mucho menos, pero aún hoy de vez en cuando hago algún viaje.

Una vez establecido en Palma, ¿a qué otra cosa te dedicaste?

En principio teníamos la compañía de charter. Al tiempo, comencé a trabajar como representante y perito de Stewart & Hazell Marine Services, que es una empresa consultora de compañías de seguros que se dedica a salvatajes y reclamación de seguros (normalmente accidentes).
Yo en esta compañía me dedico a súper yates. También trabajé como jefe comercial y jefe de producción de “Varadero Palma”. Esta es una empresa de reparación y remodelación de grandes esloras hasta noventa metros a flote, y fuera del agua hasta 700 toneladas. Con ellos trabajé hasta mediados de 2008. Hoy tengo mi propia empresa de reparaciones y sigo trabajando para Stewart & Hazell.

¿Qué hace exactamente un perito?
Stewart & Hazell trabaja bajo instrucciones de las compañías de seguros. En mi caso específicamente, determino la causa del daño, la extensión del daño, el tipo de reparación y la valoración económica.
Es un trabajo de mucha responsabilidad ya que estamos hablando de barcos muy caros, de muchos millones de euros. Los mayores y más famosos barcos del mundo están asegurados en compañías que trabajan con nosotros.

¿Cómo se encuentra el mercado en España ahora con la crisis?
La crisis ha tocado a todos los sectores, aunque se nota menos en lugares donde caminas en medio de millones y millones de euros. No obstante, muchas empresas han despedido gente y muchos trabajos que antes se hacían a diario, ahora se han puesto más difíciles o más competitivos.

¿Pensás volver a trabajar como capitán?

En realidad, no. Me casé y tengo dos hijos, por tanto mi prioridad está en mi casa. Ya no podría vivir tanto tiempo lejos de mi familia.

¿Qué es lo que más extrañás de tu vida de viajes?
En realidad no extraño nada en particular, fue otra etapa distinta de mi vida, con mucha libertad, amigos y lugares fantásticos. Yo era soltero y no tenía compromiso. Por otro lado, tampoco es fácil, fuera de lo romántico que parece estar todo el día arriba de un barco, muchas veces navegaba solo, hacía grandes esfuerzos físicos. Es que el mar no siempre es tu amigo y la responsabilidad de lo que estás haciendo es muy grande.

¿Qué expectativas tenés para el futuro?

Seguir trabajando, aprovechar mis conocimientos y seguir involucrado con la náutica. Los barcos son mi vida y mi trabajo. Además, espero seguir relacionado con el rugby (otra de mis pasiones) que me ha dejado grandes amigos en el mundo. Ahora vivo en el lugar que me gusta, tengo la familia que quiero, no me puedo quejar.

La charla se volvió más personal cuando apagué el grabador, mientras caminábamos por las marinas, rodeados de barcos de tamaño inmoral. Para Facundo, son sólo parte de su trabajo, para mí, en cambio, una visión de un mundo de fantasía.
A veces, la vida nos permite conocer aventuras que consideramos inalcanzables, pero mucho más excitante es ver que esas realidades van de la mano de tipos extraordinarios.
Gracias primo.

Billy Boldt
Fuente:   texto y fotos por billy boldt
File: inc_view_static_content.htm
Fotos de la nota
Búsqueda
File: inc_herra_s_related_gallery.htm File: inc_more_recommended.htm File: inc_herr_h_top10.htmFile: inc_herr_s_ultimos.htm


File: frontend_view_content.htm